La Federación Egipcia de Fútbol decidió ayer suspender el campeonato de la Primera División en ese país por un período indefinido por los sucesos en la ciudad de Port Said, que estallaron al final del partido entre Al Ahly y Al Masry.

En declaraciones telefónicas a la cadena de televisión del club Al Ahly, el presidente de la Federación, Samir Zaher, anunció la cancelación y la apertura de “una investigación urgente de los acontecimientos, por un comité de investigación para mostrar la verdad al público”.

Según explicaron a Efe fuentes policiales egipcias, la situación de la seguridad está actualmente controlada por el Ejército y la Policía.

El jefe de la Junta Militar egipcia, Mohamed Husein Tantaui, ha ordenado que dos helicópteros del Ejército se desplacen a Port Said (noreste) para evacuar en El Cairo al equipo del Al Ahli y a sus aficionados. Los barras del Al Masry y del Al Ahly mantienen desde hace mucho tiempo una hostilidad que ya había causado en el pasado choques entre ellos, que incluyeron apedreamientos de los ómnibus de ambos equipos. Por su parte, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, afirmó ayer, tras conocer la tragedia ocurrida en Egipto al término del partido que jugaron Al Masry y Al Ahly, que “hoy es un día negro para el fútbol”.

“Estoy aturdido y apesadumbrado al conocer esta noche cómo un gran número de aficionados al fútbol ha fallecido o resultado herido, tras el partido de Port Said en Egipto”, expresó Blatter.

 

fuente: el tribuno
Anuncios

Barras bravas de la revuelta

Publicado: febrero 14, 2012 en Disturbios

En las horas más violentas de la segunda fase de la revolución egipcia que hizo de la plaza Tahrir su territorio de rebeldía, las barras bravas egipcias fueron la fuerza de choque que se enfrentó con la policía en los combates más cruentos que estallaron en los accesos a la calle Mohamed Mahmud. Sin ellos, sin su cultura aguerrida de los enfrentamientos, la plaza hubiese caído en manos de la policía. Fanáticos de su club hasta la locura, los barrabravas surgieron en Egipto recientemente. Los primeros grupúsculos de ultras aparecieron en 2005 y casi inmediatamente entraron en oposición con el régimen del depuesto Hosni Mubarak y los miembros de su brazo político, el Partido Nacional Democrático, PND.

Incontrolables por las estructuras patriarcales a la cabeza de los clubes, todos “prendidos” de una u otra forma con el régimen, hostiles a estar bajo la bota del PND, furibundos contestatarios de la autoridad policial, a la que despreciaban por su endémica corrupción y por la brutalidad insensata con que actuaba, los ultras desarrollaron una cultura rebelde y violenta que se volvió tanto más autónoma cuanto que, en vez de huir de la policía, los barrabravas hicieron de la guerrilla con las fuerzas del orden un estilo de vida. Su desarrollo fue tan rápido como su capacidad de organizarse. Los analistas egipcios daban cuenta de que, después de los Hermanos Musulmanes, los clubes de hinchas que nacieron a mediados del año 2000 eran las estructuras más organizadas del país. Dos se destacan entre todos: los barrabravas del White Knights, hinchas del club Zamalek SC y los que se agrupan en torno del Al Ahly Sporting Club, uno de los grupos implicados en la matanza de Puerto Said.

En octubre y noviembre del año pasado, en plena revuelta de la plaza Tahrir, Página/12 compartió con esos hinchas momentos de una extrema violencia y de una gran solidaridad interna. Todos eran jóvenes de unos 20 años y provenían de los barrios pobres. Nada los disuadía: estaban perfectamente entrenados para soportar los gases lacrimógenos, saltar paredes, tirar piedras y chocar sin miramientos contra las unidades policiales especializadas en represión urbana. La revolución egipcia unificó a las barras bravas por encima de las rivalidades entre clubes. “Ellos fueron los actores determinantes de la revolución de enero. El 25, sin que nadie los llamara y sin que hubiese una consigna posterior, ellos vinieron a defender la plaza Tahrir. Y de ahí no se movieron”, recordaba Tamer, un abogado recién egresado. Su presencia quedó grabada en los muros de El Cairo junto a los graffiti de la revolución.

La consigna de los ultras, “ACAB” (All cops are bastards, Todos los canas son bastardos), ocupa tantos lugares como las consignas y las proclamas revolucionarias. Gracias a Internet, los teléfonos móviles y las redes sociales, la capacidad de movilización de estos grupos es tan masiva como instantánea. Los tres principales núcleos de barras bravas, Ahlawy, los White Knights y los Blue Dragons, atraen a decenas de miles de personas en un abrir y cerrar de ojos. Se calcula que estos tres grupos son capaces de reunir a unas 20.000 personas y sacar a la calle a más de 50 mil. Su influencia llegó a tales niveles que, durante los últimos años de Mubarak, la policía iba a arrestar a sus casas a los líderes de las barras bravas y los juzgaban luego en tribunales militares.

 

fuente: pagina/12

Batalla campal en Egipto

Publicado: febrero 14, 2012 en Disturbios

Se trata del peor hecho de violencia en el futbol en Egipto, y el de mayor número de muertos en el mundo desde 1996. Un jugador dijo que fue “como una guerra”.

El Ministerio del Interior informó que 74 personas murieron, entre ellos un policía. La cifra de heridos fue de 248, 14 de los cuales eran policías.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a 47 individuos por participar en la violencia en Port Said, una ciudad en el Mediterráneo, según un comunicado del ministerio.

Los enfrentamientos y la estampida posterior no parecen estar directamente vinculados a la agitación política en Egipto, pero la violencia genera preocupaciones sobre la capacidad de la Policía del estado para manejar multitudes tras la revuelta popular que obligó al presidente Hosni Mubarak a dimitir el año pasado.

La violencia subraya el papel que las hinchadas de futbol tuvieron en las protestas Los “ultras” o barras organizadas, participaron activamente en la revuelta con el régimen militar.

Testigos relataron que las muertes se debieron a la estampida, luego que los partidarios del equipo local, Al-Masry, irrumpieron en la cancha tras una inusual victoria 3-1 sobre Al-Ahly, el equipo más popular de Egipto. Los hinchas de Al-Masry se pusieron a perseguir a los jugadores rivales, arrojaron piedras, petardos y botellas a otros fanáticos e inclusive hirieron a futbolistas.

Las imágenes de televisión mostraron a los jugadores Al-Ahly corriendo despavoridos hacia su vestuario al desatarse las reyertas entre los fanáticos en la cancha. Unos individuos tuvieron que salir al auxilio del técnico del equipo perdedor, ya que le estaban golpeando.

Hussein Tantawi, el comandante del gobierno militar que asumió el poder tras el derrocamiento de Mubarak, recibió a los jugadores Al-Ahly al regresar a la capital desde Port Said en aeronaves de las fuerzas castrenses.

“Esto no hará que Egipto se ponga de rodillas”, dijo Tantawi en una base militar en la zona oriental de El Cairo. “Estas cosas ocurren en todas partes del mundo. No vamos a dejar impunes a los responsables … No permitiremos que esto afecte a Egipto y su seguridad”.

El de Port Said sería el caso más mortífero de violencia en el futbol desde el 16 de octubre de 1996, cuando al menos 78 personas murieron y 180 resultaron heridas en una estampida en un estadio en la Ciudad de Guatemala antes de un partido clasificatorio para el Mundial entre Guatemala y Costa Rica.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo que estaba “conmocionado y entristecido” por las muertes, y envió sus condolencias a las familias de los fallecidos.

“Este es un día negro para el futbol. Una situación así de catastrófica es inimaginable y no debería ocurrir”, dijo en un comunicado. “Estoy muy conmocionado y entristecido al conocer esta tarde que un gran número de aficionados al futbol han muerto o han resultado heridos”.

248 HERIDOS Resultaron ayer de la batalla campal entre los aficionados del Al Ahli y el Al Masri.

Suspenden Liga de Egipto tras hechos violentos.

Las repercusiones de los enfrentamientos saltaron de inmediato a otros estadios de Egipto, como sucedió en el choque entre el Zamalek cairota y el Ismaily, que fue suspendido al final de la primera parte por el árbitro, después de que los hinchas del primer equipo incendiasen parte de las gradas.

Los ultras del Al Ahly, más conocidos como los “Diablos Rojos”, tienen una bien labrada fama de radicales y se han enfrentado con frecuencia a las fuerzas de seguridad egipcias en las protestas que ha vivido en los últimos meses la plaza Tahrir de El Cairo.

La Federación de Futbol de Egipto suspendió indefinidamente la Liga de aquel país, tras los incidentes ocurridos en el juego que ganó el Al Masri frente al Al-Ahly, por marcador de 3-1, los aficionados del cuadro local.

fuente: el siglo de torreon.com.mx

“Yo acepté la reunión”

Publicado: enero 20, 2012 en Internas barras
Fusca lleva apenas 30 días como presidente del club.

Fusca lleva apenas 30 días como presidente del club.

El presidente Antonio Fusca habló con Olé tras declarar en la Comisaría N°42. “Ellos me llamaron para hablar”, dice.

Son casi las 11 de la noche cuando el presidente de Chicago, Antonio Fusca, abandona la Comisaría N°42, ubicada a sólo unos metros del lugar donde Agustín Rodríguez fue asesinado. “Estoy aturdido por los golpes”, dice, aún algo mareado tras una tarde negra. Mataderos está de luto. Y Fusca no encuentra explicaciones.

“Los de Los Perales me llamaron a mi celular, querían hablar conmigo. Yo acepté la reunión de inmediato, porque nuestra premisa desde siempre fue pacificar a la familia de Chicago”, explicó el presidente luego de que le tomaran la declaración correspondiente.

-¿No fuiste vos el que convocó la reunión?

-No, para nada. Ellos llamaron y yo accedí a atenderlos. Ni siquiera sé de dónde habrán sacado mi número de teléfono. Me llamaron desde un número desconocido, no sé quién era.

-¿Y qué pasó después?

-Mientras estaba hablando con los de Los Perales, apareció la otra fracción (Las Antenas), comenzaron a discutir y en segundos volaban piñas por todos lados.

-¿Piñas? Hay varios heridos de arma blanca…

-La pelea fue en el hall principal del Polideportivo y ahí armas no hubo, eso puedo asegurártelo. Pero la siguieron afuera. Y no vi absolutamente nada de lo que pasó cruzando la puerta. Lo que más me preocupaba era sacar a los chicos y las familias que estaban en la colonia, la pileta, entrenando o haciendo cualquier actividad en el club.

-¿A vos te pegaron?

-Me pegaron por todos lados y me amenazaron de muerte. Me pusieron un fierro en la panza y dijeron que iban a matarme a mí y a toda mi familia.

-¿Sabés quién fue o a qué fracción pertenece?

-No, no los conozco.

-¿Y puertas adentro hubo destrozos?

-¿Destrozos? Rompieron todo. La presidencia, la oficina de socios, la secretaría de prensa. Todo. La mayoría fue después de que se enteraron lo que había pasado con este chico. ¡Tres veces volvieron al club los de Los Perales a romper cosas! Y nadie los paró.

-Esa fracción asegura que vos sos el culpable, dicen que los “vendiste”…

-¿Cómo voy a vender a alguien si los que me llamaron fueron ellos? Es una locura. Yo sólo los atendí.

-¿Pensás seguir como presidente de Chicago?

-Sí, obvio. Y voy a seguir luchando para que se acabe la violencia en el club.

Fue al Mataderos…

Publicado: enero 20, 2012 en Internas barras
Etiquetas:
Agustín Rodríguez, el chico asesinado, en una foto en un celular de un amigo suyo.

Agustín Rodríguez, el chico asesinado, en una foto en un celular de un amigo suyo.

Agustín Rodríguez, de la facción Los Perales de la barra de Chicago, fue asesinado por el grupo Las Antenas tras una reunión organizada por la dirigencia del club.

La primera reunión se hizo la semana pasada. Convocada por Antonio Fusca, flamante presidente de Nueva Chicago, la idea era juntar a las tres facciones de la barra para, según él, pacificar la tribuna. En realidad, el secreto a voces en Mataderos era que el grupo Las Antenas, que había apoyado a Fusca en las elecciones, tendría a partir de ahora la voz cantante, relegando al histórico grupo Los Perales, que tuvo su apogeo durante la presidencia de Antonio Filomeno y mantuvo su lugar en la tribuna bajo el mandato de Gustavo Lacanna.

Sabiendo eso, Los Perales decidieron no asistir. En ese cónclave, Las Antenas arregló con la banda de Ciudad Oculta y la dirigencia refrendó el acuerdo: el 29 de enero, cuando Chicago volviera a jugar oficialmente, la tribuna central sería de ellos y Los Perales no tendrían entradas e irían al derecho de admisión. Pero el fin de semana, sabiendo lo sucedido, los líderes de Los Perales hablaron al club. Y se pactó una reunión para ayer a primera hora de la tarde. Nueve miembros llegaron puntual y se reunieron con Fusca en el auditorio del Polideportivo. Cuatro miembros de Las Antenas, que estaban en la zona de las piletas los vieron ingresar y dieron el alerta a sus jefes. En media hora, Aldo Barranza, 33 años, paraguayo, con domicilio en Lomas del Mirador, arribó con sus seguidores. Y todos enfilaron al auditorio. Fue entrar y que se armara la gresca. En medio de la pelea, tres de Los Perales, entre ellos Agustín Rodríguez, 27 años, que vivía a dos cuadras de los monoblocks que están detrás del estadio, lograron salir afuera. Los de Las Antenas los persiguieron mientras que el resto de Los Perales buscaba refugio en otra zona. Viéndose cercados, uno sacó un arma blanca y le asestó un facazo a Aldo en el abdomen. Y salieron corriendo.

Los de Las Antenas subieron a su líder a su camioneta Kangoo Gris y salieron en busca de sus rivales internos. A tres cuadras, en Lisandro de La Torre y San Pedro alcanzaron a Agustín. Tres lo molieron a palos y un cuarto, que bajó de una moto, le dio un golpe con un fierro en la base del cráneo. Y lo mató en el instante. Ahí nomás, subieron al Kangoo, a un Corsa y a la moto y huyeron dejando tras sí un nuevo crimen en la interna de la barra de Nueva Chicago.

La huida tuvo una parada en el hospital Santojanni, donde quedó internado el paraguayo Aldo. Los de Los Perales, sabiendo lo ocurrido y tras romper instalaciones del club y el auto de Fusca acusándolo de haberlos entregado, fueron al nosocomio. Afortunadamente, dos camilleros los vieron y pudieron trasladar al herido a otra sala. En la furia por no encontrarlo, destrozaron lo que encontraron a su paso (lo que quedó registrado en las cámaras de seguridad) hasta que llegó Infantería y la tensión se trasladó afuera, a la calle, aunque al cierre de esta edición ya se habían retirado, mientras el líder de Las Antenas había sido operado y estaba, en principio, fuera de peligro.

El relato, que parece un thriller de Hollywood, es una muestra real de lo que vive la Argentina con la connivencia de la dirigencia política, deportiva y policial con los barrabravas. Cerca de la medianoche, Antonio Fusca, que en 2009 cuando fue candidato a presidente había sido agredido en su acto de cierre por la gente de Los Perales, había terminado de declarar en la comisaría 42 (ver página 9), dando su versión de los hechos. Mucho deberá explicar ahora, cuando otra víctima fatal enluta al fútbol argentino.

 

fuente: olé

Alerta amarilla

Publicado: octubre 31, 2011 en Internas barras

Mauro Martín hace un gesto desafiante.

Di Zeo se ubicó en la popular del Riachuelo

Di Zeo se ubicó en la popular del Riachuelo

Rafael Di Zeo en la popular del Riachuelo.

Así llegó la fracción de Di Zeo a la Bombonera… (Twitter)

Rafael Di Zeo y sus muchachos llegaron a la Bombonera una hora antes del match con bombos y banderas a cuestas. Los hinchas, con miedo, no quieren que su presencia arruine una nueva fiesta en su cancha. “Si vienen a buscarme nos vamos a enfrentar”, había dicho el barra en la semana, respecto a la fracción que lidera Mauro Martín.

El clima ya era tenso en las inmediaciones de la Bombonera una hora antes de un nuevo desafío del equipo líder que dirige Julio César Falcioni. No, esta vez la causa no era futbolística ni estaba cerca de serlo. El motivo, lamentablemente, era la presencia del líder barrabrava Rafael Di Zeo y toda su gente, de vuelta al ruedo…

Fueron 12 micros y tres combis las que llegaron juntas una hora antes, con bombos y banderas, marcando territorio. En la semana, Di Zeo, ex jefe de La Doce, le había dicho a Olé: “Yo voy en son de paz. Te lo juro. Llevo toda mi gente para meter fiesta y vamos a ir a la segunda bandeja que da al Riachuelo, para que nadie entienda que hay una provocación a los otros. Pero no sé cómo va a terminar, éso no lo puedo asegurar”.

El club dispuso un operativo policial de 850 efectivos. Los hinchas, temerosos por un posible enfrentamiento entre esta fracción que regresa y la de Mauro Martín, actual capo de la barra, ruegan que nada ni nadie pueda arruinar una nueva fiesta. Y hasta se habla de una posibilidad que, con el correr de las horas, se podría confirmar: que no haya público visitante en la próxima fecha, vs. Vélez en Liniers.

Ambas barras arrancaron la tarde diferenciándose en los cánticos, de un lado y de otro del estadio. Vale la pena recordar que Di Zeo cumplió su condena de cuatro años y tres meses, y ya en libertad, no tiene ningún impedimento legal para pisar el estadio de Boca.

fuente: olé

La guerra de La Doce estalló

Publicado: octubre 11, 2011 en Internas barras

Argentina

La banda de Di Zeo emboscó a dos de Mauro en el club y la barra juró venganza desde Catamarca. Mirá a La 12 cantando desde el Norte.

En La Bombonera se huele el miedo. Por sus pasillos todos susurran intentando descifrar cuál será el día en que la interna por el poder de La Doce estalle definitivamente. Desde que Rafael Di Zeo salió de prisión y empezó a juntar a sus fieles, se sabía que tarde o temprano el conflicto iba a detonar. Hubo anuncios, claro: mientras La Doce oficial estaba de gira por Europa con el equipo, Rafa fue al club con 70 de los suyos a meter presión para que lo reasocien. La movida se realizó otras dos veces coincidiendo siempre con la ausencia de quienes mandan hoy en el paraavalanchas. Y el viernes por la noche, sabiendo que horas antes Mauro y su banda habían partido en cinco micros a Catamarca, Di Zeo repitió el accionar. Pero esta vez con un agregado: dentro del club estaban dos miembros del grupo de Martín que no habían viajado (uno es trompetista de la barra y otro un viejo miembro apodado el Pájaro), y aprovechando la ocasión, los seguidores de Rafa los emboscaron y uno quedó bastante lastimado.

Si bien no hubo denuncia oficial, la comisaría 24 tomó conocimiento y envió ayer una patrulla al club para recabar información. Que podrían haber obtenido con sólo ver las tribunas del estadio Bicentenario de Catamarca. Allí, La Doce oficial puso dos banderas en contra de Di Zeo: “Rafa cagón” y “Rafa botón”, ambas bien explícitas. También amenazó al ex capo de la barra durante todo el partido al grito de “a todos los traidores los vamos a matar” o “si esta no es La 12, La 12 dónde está”, mientras el resto de la gente no entendía lo que pasaba. La guerra está declarada. Y si nadie la para ahora, después será tarde para lágrimas.

 

fuente: olé